Buscar
Anticonceptivos y su bajo uso en los jóvenes
Turismo espacial
Consumo de alcohol en adolescentes
Desastre ecológico en nuestras costas
El estrés, una enfermedad muy frecuente en estos días
La gripe aviar, un ejemplo del poder de los virus
Violencia Escolar

Degradación de la cáscara de un huevo
Este huevo no se come
Se muestra el poder corrosivo del ácido acético sobre el carbonato de calcio

Se podría definir un huevo como la célula de mayor tamaño que existe, o como un alimento muy completo y bastante frecuente en nuestra gastronomía. Sin embargo, desde un punto de vista educativo es algo mucho más amplio y complejo. Se trata de un recurso didáctico interdisciplinar. Dicho alimento nos permite abordar conceptos de Biología, Física, Química, etc.

Un huevo de gallina consta de dos partes: la clara y la yema (parte nutritiva). Además su cáscara está formada por carbonato de calcio en un 94%.

¿Qué nos hace falta?

  • Huevos crudos de gallina.
  • Vinagre.
  • Bote de cristal.
  • Miel

¿Qué vamos a hacer?

Se toma un huevo de gallina y se sumerge en un bote que contiene vinagre. Se tapa dicho frasco para evitar que el olor poco agradable, tanto del ácido acético que forma el vinagre como del acetato de calcio formado, salga al exterior.

Tras un breve periodo de tiempo se observa la aparición de pequeñas burbujas que se deben a la generación de un gas; el dióxido de carbono.


Vinagre + Cáscara de huevo —’ Gas

Ácido acético + Carbonato de calcio —’ Dióxido de carbono + Agua + Acetato de calcio

Poco a poco se va viendo cómo la cáscara se hace más fina hasta "desaparecer" en un tiempo aproximado de dos días; siendo en algunas ocasiones necesario renovar el vinagre. Estos cambios se deben a que el ácido acético que forma el vinagre, al reaccionar con el carbonato de calcio va desapareciendo; siendo necesario más reactivo (vinagre) para que el proceso continúe.

Además de perder la cáscara, la membrana semipermeable que envuelve a la célula y está situada inmediatamente debajo de ella, adquiere consistencia gomosa. Esto permite que se puedan llegar a realizar pequeños botes con el huevo sin que se rompa.

Completa tu experimento

Se observa que el huevo introducido en vinagre no solamente "pierde" su cáscara y adquiere la consistencia gomosa; sino que aumenta su tamaño debido a que parte del líquido atraviesa la membrana semipermeable.


Si se introduce en miel dicho líquido seguirá el sentido inverso; esto es, saldrá del huevo, lo que provoca una disminución de su tamaño.

 

Autores: A. Sánchez Soberón, Ana I. Bárcena, A. Sequeira, R. Román, C. Bárcena y J. Sánchez Soberón


Link: http://centros5.pntic.mec.es/ies.victoria.kent/Rincon-C/rincon.htm

TISE 2007
XIII Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología
VIII Concurso Clubes EXPLORA
"Doble epidemia" amenaza a África